Economia

Nuevo Eco-impuestos en la Zona Euro

La Unión Europea está estudiando una reforma de los impuestos a la energía para alinearlos con los objetivos climáticos. El nuevo documento, que fue preparado por la presidencia finlandesa de la UE antes de la reunión de ministros de finanzas del bloque europeo en Helsinki, enumera como posibles medidas tasas impositivas mínimas más altas, gravámenes por combustibles fósiles y el fin de las exenciones para los sectores del transporte aéreo y marítimo. Las normas de la UE sobre impuestos energéticos no han cambiado durante más de 15 años

Las normas de la UE sobre impuestos energéticos no han cambiado durante más de 15 años. En la última década, los países de la UE han liderado el cambio global hacia las energías renovables y han establecido el sistema de comercio de emisiones más grande del mundo para fijar el precio del carbono y reducir la dependencia de combustibles más contaminantes; pero sus impuestos no han reflejado estos cambios.

El documento confidencial, que no es vinculante para las autoridades de la UE, insta a una revisión de las tasas impositivas mínimas para los productos energéticos, que actualmente difieren entre los países de la UE y no recompensan a las fuentes de energía por su eficiencia. También exige el fin de las exenciones del impuesto a la energía otorgadas a los sectores de la aviación y el transporte marítimo en la UE, por «no estar en línea con los objetivos de descarbonización de las políticas de transporte de la Unión». Al aumentar los impuestos sobre productos energéticos más contaminantes, la UE podría contribuir de manera más efectiva a la lucha contra el cambio climático, dicen los partidarios del plan.

Los objetivos ambiciosos para reducir las emisiones de carbono en al menos un 50% para 2030 son parte de la agenda de la nueva Comisión Europea que asumirá en noviembre. Sin embargo, la oposición de algunos de los 28 estados de la Unión Europea ha bloqueado en el pasado las reformas del impuesto a la energía. Un plan del ejecutivo de la UE para revisar los impuestos a la energía fue rechazado en 2015, ya que los estados de Europa del Este que dependen de combustible de carbono más barato temían costos más altos y los países occidentales estaban interesados ​​en proteger algunas de sus industrias de transporte contra la competencia global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *