Arte

Tendencias en el cine internacional

En lo que al mundo del cine se refiere, parece que a estas alturas del año está todo el pescado vendido, como se suele decir. Sólo nos queda esperar la campaña navideña, aunque ésta no suele dar sorpresas, ya que suele estar llena de cine familiar, sea o no de animación, y de algún que otro documental sobre algún tema polémico que aprovechando estas fechas quiera sacudir conciencias. Y hasta ahí se puede contar.

Sin embargo, hay muchas productoras que ya ponen la vista en lo que va a ser su producción para el año que viene, y para ello necesitan hacer análisis sobre lo que ha sido la actividad cinéfila en este año. Ya sabes: qué géneros han sido los más visto, qué actores atraen más al público, qué formato de visión, duración o creación han resultado mejor en taquilla… Los analistas de cada una de ellas están en plena campaña, intentado adelantarse a la competencia y reunir para sus películas lo mejor de todo el sector. Y no es que sea algo fácil, la verdad.

Y es que ahora es difícil hacer que la gente vaya a una sala de cine. No es de extrañar, entre la subida de precios que ha pegado el sector (dicen que en realidad antes estaban bajo mínimos, pero eso es algo que el consumidor no acepta mucho cuando tiene que rascarse el bolsillo), y la gran variedad de ocio audiovisual que todo el mundo tiene ahora al alcance de la mano. Y yo creo que esta última razón, que tiene mucho que ver con la primera, tiene mucho que ver con la caída de la industria, más allá de si ha perdido calidad o no.

Porque, a ver, ¿cómo va a competir cualquier sala de cine con la comodidad y la gratuidad de nuestro salón, donde casi todo el mundo tiene ya un Smart TV, y cuando internet te obsequia con millones de contenidos gratis? Sí, puede ser que a algún romántico no se le pase por la cabeza cambiar una sesión de cine por los millones de pelis porno amateur que pululan por la red, pero la realidad nos confirma que son muchos, muchos más los que si lo hacen. Y es que entre que no cuesta un duro más allá de nuestra conexión a la red, y que lo tenemos a total demanda y en cantidades industriales, la verdad es que es algo difícil de resistir. Para colmo, muchos piensan que la pornografía es otro tipo de arte más, uno que explora la sexualidad humana y que casi nos es tan necesario como ésta… Hay opiniones para todos los gustos.

Porque el cine para adultos es una tendencia clara, segura y evidente en el sector; pero, sin embargo, pocos son las productoras clásicas que apuestan por este género, pensando que entre sus producciones no caben las películas X. Ha habido pocas excepciones, y es que muchos piensan que es un género menor que no merece la pena explorar, y aquellos que lo hacen realmente no buscan el lado artístico del cine. Pero para estos yo tengo dos respuestas: toda la industria del cine busca ganar dinero con su trabajo, no es una labor por amor al arte (nunca mejor dicho); y dos, tras la aparición de las fotos del rodaje de una pelicula para adultos en Mexico, nadie puede negar que se busca y se consigue un espíritu artístico, más allá del efecto posterior que pueda tener sobre el público.

Pero la verdad, no creo que ningún analista de ninguna productora tenga en cuenta esta tendencia, porque el cine x se catalogó hace mucho como chabacano y de baja calidad, y nadie se quiere arriesgar a perder dinero, reputación y credibilidad en una incursión así. Sin embargo, en poco tiempo, los videos amateur, sean porno o no, coparán la red, y se observa una creciente calidad en todos ellos… así que ahí lo dejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *